Prestamos de dinero

La economía es un índice fluctuante en cualquier parte del mundo y muchas veces nuestros empleos no son suficientes para cubrir los gastos en los que incurrimos en el día a día o en momentos de necesidad, por eso solicitar un préstamo de dinero a la institución bancaria de nuestra preferencia no es una mala idea.

Muchos pueden ser los motivos por los que necesitemos un préstamo de dinero, desde el pago de deudas pendientes, a la adquisición de un inmueble o auto, el pago de algún gasto inesperado o la ejecución de un plan.

El dinero es casi siempre una necesidad para mantener un buen estilo de vida, pero no siempre el salario nos alcanza para llegar al estatus deseado o cumplir con los objetivos que nos trazamos a corto, mediano o largo plazo.

Si este es tu caso y por uno u otro motivo te encuentras a la espera de un poco de dinero para cumplir con algún fin entonces piensa en adelantarte a ese momento, a través de la solicitud de un préstamo o crédito.

¿Qué es un préstamo o crédito?

Los préstamos o créditos son operaciones que se realizan entre los clientes y las entidades financieras, un contrato que establece el préstamo de cierta cantidad de dinero por parte de la institución al cliente, que en ese caso pasa a ser un prestatario.

En estos casos los bancos, cajas de ahorro o empresas financieras determinan la suma de dinero que prestaran al cliente basándose en sus ingresos mensuales o anuales, estableciendo un plazo de tiempo para que el cliente devuelva la totalidad del pago a la institución financiera.

Además a la cantidad de dinero prestada le suman una tasa de interés, un índice que sacan gracias a una cuenta matemática y que permite a las entidades financieras obtener una ganancia específica por cada préstamo que realizan.

Tipos de préstamos

En el mundo de las finanzas existe una amplia variedad de préstamos y créditos, todos pueden ser solicitados por los clientes pero varían en cuanto a cantidad de dinero y funcionalidad.

A continuación enlistaremos los tipos de préstamos más habituales:

Préstamos hipotecarios: Este es un préstamo riesgoso, se recomienda a los clientes investigar concretamente antes de solicitarlo.

Estos préstamos ofrecen una gran cantidad de dinero a los clientes, pero para solicitarlos el prestatario debe dar como garantía real algún inmueble de su posesión, de esa forma en caso de que la persona incumpla con el pago del préstamo entonces la entidad financiera puede adueñarse de la propiedad para saldar la deuda.

Préstamos a plazos temporales: Este tipo de préstamos es bastante común, los clientes pueden solicitarlo para una gran variedad de asuntos. La cantidad de dinero cedida por la entidad financiera y el plazo de pago del préstamo, ya sea largo o corto, se establece según la capacidad financiera de cada persona, así como su registro como cliente.

Préstamos para empresas: Estos préstamos generalmente son por grandes cantidades de dinero e incluyen altas tasas de intereses. Son otorgados únicamente para empresas, ya sea para iniciar algún proyecto o para cubrir algún gasto.

Préstamos personales: Estos préstamos se otorgan a clientes individuales, usualmente son préstamos rápidos que están listos en cuestión de días o incluso menos tiempo, suelen ser cantidades comedidas de dinero y pueden pagarse en plazos de tiempo cortos.

Préstamos de consumo: Este tipo de préstamos se ofrecen generalmente a clientes con buenos movimientos de cuenta e ingresos considerables, la cantidad otorgada varía pero usualmente se utilizan para comprar cosas, desde vehículos hasta muebles o cualquier artículo de consumo.

Préstamos de estudio: Estos préstamos varían dependiendo del usuario, pero en general se dan a estudiantes que desean alcanzar un grado universitario. Los plazos de pago suelen ser muy extensos pero los intereses de estos préstamos generalmente alcanzan índices altos.

Requisitos para solicitar un préstamo

Los requisitos para exigir un préstamo a cada cliente pueden ser variados dependiendo de la entidad financiera y de la inversión que ese cliente representa en su estructura.

Generalmente son aprobados a clientes con cierta antigüedad en la entidad, buenas referencias personales, un ingreso mensual o anual considerable, movimientos constantes en la cuenta y que puedan ofrecer garantías de pago al banco.

Prestamos de dinero
5 (100%) 1 vote